Esplendor y miseria del robots.txt (parte I)

¿Pueden los androides soñar con ovejas elécricas?. ¿Pueden los robots tener humor y además un blog? Pues sí señores y aquí está la prueba: Brett Tabke (1) de Webmasterworld bloguea usando el robots.txt en The Bot Blog
Esta paradoja oculta, comentada y sin comentarios, no es solo es un bello ejercicio de arte por el arte. El robots.txt era originalmente archivo creado para la lectura y dirección de máquinas (2), no para el solaz e información de humanos curiosos, y sin embargo ahí está, desafiando al RSS, a las suscripciones, al diseño, a la publicidad y a la dichosa web 2.0 en “un viaje especial de esbeltez y osadía… solo, alegre, sin perder la línea” (3)

La idea surgió como un diálogo interior (ver el jocoso primer post en los archivos antiguos) y desde entonces ha venido dejando nos muestras de la mente de su creador y de la de un tal Steven Wright

En cuanto a los contenidos recomiendo leer el post Can Google Predict The Future? del 29 de mayo sobre los mecanismos que podrían estar utilizándose para detectar tus clicks en tus propios adsenses. ¿Escalofriante o teoría conspiratoria?

Una última cosilla, no intentéis hacerlo en casa, a menos que sepáis como derivar el robots.txt al “otro robots.txt”

———

1) por si no os suena, es el inventor de la palabra SERP (Search Engine Results Page)
2) El archivo real del protocolo de exclusión de robots se encuentra aquí: http://www.webmasterworld.com/robots2
3) Copiando el poema La Fiesta Nacional de Manuel Machado. Eso sí, omitimos lo de ágil, que por mucho que nos guste el blog, va a ser que no.

Acerca de Dictina

Online desde 1.995. Siempre de cabeza, siempre del revés.
Esta entrada fue publicada en SM-Humor, SM: SEO, SEM, SMO, etc. y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.